La iglesia de Santo Domingo formó parte del convento de Santa Cruz la Real, de la Orden de los Predicadores, fundado por los Reyes Católicos al poco de entrar en Granada, en el año 1492, en señal de reconocimiento por la merced que la Providencia les había otorgado con la conquista del Reino de Granada.

La iglesia comenzó a construirse en 1512 y, tras un periodo de interrupción, se reanudaron las obras veinte años después. No se sabe quién fue el encargado de su construcción aunque se pueden apreciar diversos estilos como el barroco, el gótico y el renacentista. En ella se daban sesiones del Tribunal de la Santa Inquisición y allí fueron enterrados varios nobles granadinos.

 

Exterior

Fachada santo Domingo

La fachada principal es de dos cuerpos. Domina el frente el pórtico de piedra a modo de logia. El cuerpo inferior se compone de un pórtico de piedra con tres arcos de medio punto sobre columnas dóricas en cuyas enjutas se encuentran las iniciales de los Reyes Católicos; Don Fernando V de Aragón y Doña Isabel I de Castilla, en uno de los lados aparece el escudo de los Reyes con el águila de San Juan, en el otro el del Emperador Carlos V con el águila bicéfala y el lema “Tanto monta “ en el centro,

Todo el paramento que cobija el pórtico está decorado con una pintura de una arquitectura figurada, denominada como trampantojo. En ella se presenta, en la hornacina principal, la imagen de la Virgen del Rosario, titular de la iglesia.

El segundo cuerpo es una ventana geminada enmarcada en un arco de medio punto en cuyas enjutas aparecen dos figuras que representan a la Victoria. El vano se divide en dos arcos menores y la fachada queda coronada con los escudos reales. La espadaña del templo se eleva en el lado derecho de la fachada principal.

Ubicada en una plaza, en el castizo barrio granadino del Realejo, en cuyo centro se encuentra una escultura de Fray Luis de Granada.

 

Interior

El templo de Santo Domingo es muy amplio interiormente, presenta una forma de cruz latina con cinco capillas en cada uno de los lados, cubiertas de bóvedas de crucería, con rosetones en el cruce de sus nervios y grupos de columnillas dóricas, los arcos de entrada son góticos en las tres primeras y de medio punto en las otras dos, por obligar a ello la bóveda del coro que corta en altura la nave. El crucero central es del siglo XVII, destaca la presencia de un Cimborrio en forma de tiara con adornos bizantinos y barrocos, se apoya este en cuatro arcos semicirculares, adornándose en el exterior con azulejos policromados.

El ático es de comienzos del siglo XVII, pese a su cronología barroca presenta un estilo más propio del renacimiento donde destaca la presencia de las de tres arcos de medio punto sostenidos por columnas dóricas donde aparecen los escudos de Fernando e Isabel., y el del emperador Carlos.

 

Capilla Mayor

Capilla Mayor Santo Domingo

La cabecera del templo presenta planta poligonal cubierta con bóveda de nervios. En el centro del presbiterio se encuentra emplazado un tabernáculo constituido con mármol en el año 1699 por Francisco Rodríguez Navajas, con una dimensión de 614 x 310 cms. que esta ricamente adornado con columnas salomónicas y figuras del mismo material. Este tipo de altar estaba ideado para colocar la Sagrada Eucaristía en una custodia y exponerla a la adoración de los fieles.

 

En el lado de la epístola y a través del presbiterio, se accede a la sacristía, ésta, de gran dimensión, presenta planta rectangular, construida a finales del siglo XVII.

 

Retablos

El Retablo de Santa Escolástica. Bello retablo Barroco en el cual podemos encontrar a Santa Escolástica, titular de la Parroquia atribuida a Pablo de Rojas, artista del siglo XVI pese a nacer en Alcalá la Real será Granada el lugar donde el artista vive, realizando importantes obras. A ambos lados de esta aparecen dos pequeñas talla, la primera Santa Teresita del Niño Jesús, estas imágenes destacan por sus elementos iconográficos pero artísticamente no son de gran calidad, la segunda es Santa Inés una Santa que fue virgen y mártir.

 

El Retablo de San José, de autor desconocido, es de madera tallada y policromada, realizado en el siglo XVII, por lo tanto es una obra barroca, en él destaca la hornacina en cuyo interior cobija una bella escultura del Patriarca San José con su vara florida, en su mano izquierda porta un niño Jesús que con sus brazos abiertos parece querer abrazar el aire, en actitud lúdica. A ambos lados de este retablo aparecen Santa Teresa de Jesús y san Expedito, ambos de reducido tamaño y de calidades similares a las de Santa Teresita del Niño Jesús y Santa Inés que se encuentran en el retablo de Santa escolástica. En la parte superior este retablo esta coronado por un óleo ovalado de san Alberto Magno con su discípulo Santo Tomás de Aquino. Formado por un gran número de elementos decorativos barrocos donde columnas salomónicas se nos presentan junto a hojarascas, volutas etc.

 

Del Retablo de Santo Domingo de Guzmán podríamos decir que en lo que respecta a su simbología es uno de los más importantes de la iglesia ya que cobija en su interior el santo titular de la misma en una hornacina acristalada, a la derecha del crucero, es obra de Francisco Hurtado Izquierdo 1669-1725, destacan las esculturas del gran artista de la madera Alonso de Mena. Consta el retablo de dos cuerpos muy diferenciados, banco y sotabanco , en el banco se encuentra en medio de una decoración barroca una especie de hornacina donde parece ser que existió un sagrario, en el primer piso rodeado por tres columnas salomónicas a cada lado muy profusas en decoración y policromadas en un rojizo color que resalta junto al dorado de todo el retablo se encuentra una hornacina con Santo Domingo realizado este a tamaño similar al natural, el segundo piso destaca por la presencias de dos santos en las calles laterales, San Vicente Ferrer y San Pedro Mártir de tamaño menor al natural y un cuadro del Señor de la Humildad, un Ecce Homo maniatado que destaca por su tenebrismo, rodeado este de dos parejas de columnas salomónicas, en el ático del retablo destaca la presencia de una cruz en la parte superior y dos niños con sendos atributos en la parte inferior junto a una decoración barroca.

Camarín Virgen del Rosario

Camarin Virgen del Rosario

El camarín de la Virgen del Rosario es para muchos es el camarín barroco más importante de España, en su interior la iconografía hace referencia a la batalla de Lepanto muy relacionada con la advocación, pues fue por la victoria en esta batalla contra el imperio otomano por la que el Papa fijó el 7 de Octubre como la festividad de la Virgen del Rosario.

 

El camarín se encuentra sobre un impresionante retablo barroco que lo abre hacia el exterior dominado por la presencia de numerosos ángeles y querubines que parecen jugar en los enormes estípites y demás elementos barrocos que constituyen este conjunto, realizado por Blas Antonio Moreno durante los años 1726 a 1756, el objetivo del mismo es representar la coronación de la Virgen, Quinto de los Misterios Gloriosos, los otros catorce misterios están representados en pequeños medallones a ambos lados del retablo en bajos relieves de gran importancia técnica. Aparecen también representada la Santísima Trinidad donde destaca la escultura que representa a Dios Padre, todo es conjunto es enmarcada en un predominante fondo dorado que lo engloba todo en el que parecen deslizarse volutas, arcos etc. En la parte inferior de este impresionante retablo se sitúa un Sagrario de realizado en Plata, con relieves de Santo Tomás de Aquino, Santo dominico, aparece como orante y rodeado de dos Ángeles, realizado por el encargo del Primer Párroco dominico Manuel Crespo, es obra de Miguel Moreno, por lo tanto última aportación a este retablo en el siglo XX.

 

El camarín propiamente dicho está atribuido a José de Bada, que lo terminó en el año 1773. Está encuadrado dentro del rococó granadino y forma parte de los conocidos como camarín-torre. Para construirlo, hubo que adquirir parte de una vivienda aledaña, siendo independiente del resto del templo. Está formado por cuatro estancias cubiertas con techos-cúpulas decorados con pinturas de ángeles y nubes.El camarín o sala principal que alberga a la imagen, es de planta cuadrada y está cubierto con una bóveda apoyada sobre pechinas adornadas con bellos cristalitos que multiplican los reflejos de la Virgen. La luz de este tipo de dependencias tiene como finalidad dotarla de una atmósfera celestial para el devoto que la contempla.Tiene dos antecamarines, dos estancias de transito y un postcamarin, destaca la presencia de unas columnas de mármol en el camarín donde pinturas inundan toda la construcción.


La imagen de la Virgen del Rosario, es una imagen de candelero de autoría y cronología desconocida. Destaca su vestimenta al estilo de las damas del siglo XVII con piedras preciosas y plata fina. A ella se le atribuyen algunos milagros como “su” lloro durante 25 días en el año 1670 para anunciar la gran catastrofe que supuso la peste en Granada o la aparición de una estrella en su frente. Es la Copatrona de Granada y fue coronada Canónicamente el año 1961.

Capillas

Las diez capillas laterales se cubren con bóvedas de crucería, siendo los arcos de entrada góticos en las tres primeras y de medio punto en las otras dos capillas, esto de produjo por la construcción del coro a los pies del templo sobre bóveda gótica y abierta a la nave mediante arco carpanel en el que aparecen el yugo y las flechas símbolo de los reyes católicos y el águila imperial, una vez más se produce una unión entre religión y política actuando la iglesia además de cómo lugar destacado donde hacer propaganda a los reyes católicos y al Emperador Carlos V.

 

La Capilla de la Esperanza es la primera capilla lateral izquierda. Presidida por la de la Virgen de la Expectación o de la O, de gran belleza y riqueza artística. En ella actualmente se siguen celebrando Eucaristías, por lo tanto posee unas dimensiones considerables y es casi independiente respecto al resto de la iglesia cuenta la leyenda que esta imagen fue encontrada en Sierra Nevada por el tesoro de los Reyes Católicos, entregada a los dominicos en 1558 por las hijas de Don Luis López de Toledo. El retablo es del siglo XVII sigue el estilo que José de Churriguera difundió por Castilla en el Barroco y que para muchos tiene una de sus más bellas representaciones en el retablo de San Esteban de Salamanca, actualmente en esta hornacina se encuentra una inmaculada que imita a la de la Sacristía de la Catedral de Granada de Alonso Cano. La Virgen de la Esperanza es de alabastro tallado, dorado y policromado de autor desconocido obra del siglo XVI. Se completa el retablo por una serie de pinturas barrocas, en la parte superior un cuadro parece representar la Asunción de la Madre de Dios, completa el ático una Corona Junto al mariano emblema del Ave Maria.

 

La Capilla del Cristo de la Expiración es de estilo renacentista fechable en el siglo XVI. Destaca un crucificado de finales del XVI de estilo manierista de la escuela castellana.

 

En la Capilla de Nuestra Señora de la Soledad destaca, sobre un bello templete, la talla de la Virgen de la Soledad sentada a los pies de la cruz, realizada por Manuel González a finales del XVIII. La escultura, de gran plasticidad, ya preludia rasgos propios del neoclásico. A los pies de la Virgen hay un angelote portando unas tenazas, símbolo pasionista. Completa la capilla una serie de tablas flamenca con escenas de la pasión.

 

En la Capilla de la Virgen del Tránsito se representa la muerte de la Virgen, conocida como la Dormición o Tránsito. Aparece la Virgen acostada sobre una rica cama con dosel y corona con los ojos cerrados y a su alrededor, realizados en menor tamaño y el terracota, están los apóstoles y varios ángeles.

 

En la siguiente Capilla del Señor de la Humildad se encuentra la imagen de Jesús de la Humildad y Paciencia, obra barroca atribuida a Bernardo de Mora. La imagen está cobijada en un retablo neoclásico a modo de templete, que permite apreciar la perfecta anatomía de Cristo. Aparece sentado sobre una peña maniatado y portando con una caña entre sus manos. Se completa con una serie de lienzos en los que se representan el Cristo de la Ánimas, San Bernardo, Santa Ana con la Virgen y la Asunción.

 

La Capilla de Santa Catalina es destacable por un altar fechable en el siglo XVII. La hornacina central está ocupada por la imagen de Santa Catalina de Siena, flanqueada por las de San Raimundo de Peñafort y Santa Rosa de Lima, obras de Pablo de Rojas. Frente a este altar está la imagen de Cristo Yacente, obra de Felipe Gómez Valencia, realizado también en el XVII.

 

En la Capilla de Santo Tomás de Aquino, la imagen de Santo Tomás, obra de Diego de Mora en el siglo XVII, preside el retablo barroco de la capilla. En las calles laterales del mismo, están colocadas las esculturas de San Antonio de Padua y San Álvaro de Córdoba.

 

Capilla de San Vicente Ferrer tiene retablo de factura barroca y cobija en su hornacina central la imagen de San Vicente Ferrer. A ambos lados hay dos pinturas murales que representan escenas de la vida del Santo.

 

Capilla del Dulce Nombre de Jesús, con retablo barroco acoge en su hornacina central la imagen dieciochesca de Jesús Niño, que porta en su mano izquierda una cruz pasionaria y con la otra bendice a los devotos. En los laterales están las imágenes de Santa Margarita de Hungría y Santa Inés. La capilla corresponde a la primera construcción realizada en el siglo XVI.

 

En la Capilla de la Santa Cena y de la Virgen de la Victoria se encuentra un espléndido misterio de la Última Cena de Cristo y la Virgen de la Victoria, obras de Espinosa Cuadros a comienzos del siglo XX.