Mensaje y Reflexión del Consiliario
Granada Hoy

Mensaje y Reflexión del Consiliario

Granada Hoy
Granada Hoy

REFLEXIÓN MARTES SANTO 2020

CON EL SEÑOR DE LA HUMILDAD Y MARÍA SANTÍSIMA EN SU SOLEDAD

En esta Semana Santa tan especial, marcador por el recogimiento forzoso en casa y con la
suspensión de las manifestaciones de religiosidad popular, en las que hoy estaríamos haciendo estación de
penitencia a la Santa y Metropolitana Iglesia Catedral de Granada, no por ello dejamos de vivir
intensamente lo que suponen estos días finales de la cuaresma: nos preparamos para la Pascua.

Mirando al Señor de la Humildad le dirigimos esta oración: “Dios todopoderoso y eterno,
concédenos participar tan vivamente en las celebraciones de la pasión del Señor, que alcancemos tu
perdón.”

En la primera lectura de la Misa de hoy, se dice: “Y ahora habla el Señor, que desde el vientre
me formó siervo suyo, para que le trajese a Jacob, para que le reuniese a Israel… te hago luz de las
naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra.”

Pensemos en esto mirando al Señor de la Humildad, recogidos como nuestra Madre en su
Soledad. Unidos a Jesús en esta obra de la salvación, participamos de su misión y debemos ser, por tanto
una luz que alumbra el caminar de la Humanidad. Y en estos momentos, más que nunca, porque no son
normales. Y la anormalidad no es que no salimos a la calle, en la tarde del Martes Santo, sino en el
inmenso dolor que aflige a la Humanidad por esta pandemia. Estamos recogidos, no encerrados, para
elevar al Señor una continua súplica:
“Dios todopoderoso y eterno, refugio en toda clase de peligro, a quien nos dirigimos en nuestra angustia;
te pedimos con fe que mires compasivamente nuestra aflicción, concede descanso eterno a los que han
muerto, consuela a los que lloran, sana a los enfermos, da paz a los moribundos, fuerza a los trabajadores
sanitarios, sabiduría a nuestros gobernantes y valentía para llegar a todos con amor glorificando juntos tu
santo nombre.”
Os invito a tener un rato de oración en casa, con la familia o a solas. Pensad que lleváis el capuz
puesto. Que en silencio estáis recorriendo las calles de Granada, como en años pasados. Que acompañáis
a Jesús de la Humildad y a Ntra. Sra. de la Soledad. Pensad: ¿qué estaríais pidiendo al Señor en ese
recorrido penitencial? Pues hacedlo espiritualmente.
Leed el pasaje del evangelio de hoy: Jesús anuncia la traición y el abandono de todos. Pedro de
hace señas a Juan para que indague quién va a hacer tal cosa y Juan colocando su cabeza sobe el pecho de
Jesús pregunta: ¿Quién es? Jesús en voz baja le dice: al que le de este trozo de pan untado.
Nosotros no vamos a preguntar quién es el culpable, sino que vamos a orar por todos para que a
todos alcance el amor misericordioso del Señor.
Mirad el silencio de la Madre y su Soledad. Mirad cómo se recoge en la espera, confiada en la
promesa del Señor. Como María aguarda, aguarda tú, hermano/a, confía en el Señor con humildad, con la
certeza de que nunca estamos solos y que siempre El nos acompaña. Eso tenemos que comunicar a todos
hoy. En medio de esta situación, no estamos solos, Jesús y María están con nosotros. Procura tú estar con ellos.
Ruego al Señor cada día por todos en la celebración de la Eucaristía y en el rezo del Rosario. A todos os tengo presentes y por todos elevo mi oración, en la mañana, al mediodía y al atardecer, para que El os proteja.

Provechosa estación espiritual de penitencia en este Martes Santo de 2020.

Dios os bendiga.

Vuestro Consiliario
Fray Antonio Bueno Espinar O.P.
Párroco.